Web Residencia Bradford


Ir al Contenido

Normas

La Residencia Bradford tiene unas Normas de Comportamiento para el uso de las instalaciones tanto comunes como individuales, para garantizar la tranquilidad y buenas relaciones entre los residentes.

NUESTRO REGLAMENTO INTERNO DE CONVIVENCIA tiene por objeto asegurar la libertad de descanso, estudio y vida de todos los Residentes.

La residencia está destinada a estudiantes y en consecuencia, las presentes normas son las adecuadas a la naturaleza de la residencia:

1. Cada residente poseerá una copia de la llave del portal y de su habitación, las cuales son para uso exclusivo e intransferible de cada uno, considerándose responsable el propietario de la llave ante cualquier desperfecto o pérdida que ocurra en su habitación. Está prohibido hacer copia de las llaves de la Residencia y/o entregárselas a terceras personas. Para garantizar la seguridad, en caso de pérdida de llave el residente deberá pagar los costes del cambio de cerradura.

2. La residencia permanecerá abierta las 24 horas del día, siendo libre la entrada y salida para los residentes. En todo momento las entradas y salidas de la residencia y la circulación por la misma se efectuará con el máximo silencio posible y respetando el descanso de los otros residentes y personal de la empresa.

3. Se respetarán las horas de estudio y de descanso de los Residentes. No se perturbará el orden o el silencio en las horas destinadas a las labores académicas o de descanso, no pudiendo hacer ruidos estridentes a ninguna hora del día y ningún tipo de ruido a partir de las 24:00 horas.

4. Es de vital importancia que a partir de media noche se respete el silencio escrupulosamente tanto en pasillos y escaleras como en las propias habitaciones, evitando cualquier comportamiento molesto a los demás, como ruidos de conversaciones, TV, radios, música, uso de cucha, portazos, etc...

5. Las habitaciones son para uso exclusivo del residente, si bien se podrán recibir visitas durante el día y siempre en presencia del titular de la habitación, nunca para pernoctar. El número máximo de visitantes se reduce a dos por estudiante. Para respetar el descanso y estudio de los demás residentes el horario de visitas finalizará a las 23.00 horas, salvo permiso expreso de la dirección, no permitiendo la estancia en el edificio a personas ajenas a partir de esa hora y hasta las 8 horas del día siguiente.

6. En cualquier caso, el/la residente y en su caso el responsable económico de la habitación será directamente responsable del comportamiento de sus invitados.

7. No se permite tener animales de compañía.

8. La dirección se reserva el derecho de prohibir o limitar el uso de aparatos eléctricos en las habitaciones, si ello perjudica el ambiente de estudio, silencio, orden, seguridad de la instalación eléctrica, provoca ruido o un consumo excesivo de energía eléctrica. Habrá que tener especial cuidado con los aparatos de música y/o tv, deberán usarse con auriculares si causara alguna molestia a los demás residentes sea la hora que sea.

9. Puesto que la residencia cuenta con calefacción central, por seguridad no está permitido el uso de calentadores en las habitaciones.

10. Es obligación del RESIDENTE conservar el mobiliario y menaje disponible, así como abstenerse de realizar cambios que causen algún deterioro o desperfecto en dichos enseres y mobiliario o en la propia habitación. Está prohibido clavar clavos, chincheta o cualquier adhesivo que pueda estropear las paredes, puertas u otros elementos de las habitaciones.

11. Cualquier necesidad de cambio o reforma, será comunicada a la Dirección del centro para obtener la conformidad.

12. EL RESIDENTE deberá ordenar y mantener limpia su habitación para una correcta conservación de la misma. Al menos una vez por trimestre en las vacaciones de Navidad, Semana Santa y verano se revisará cada habitación y si fuera necesario por encontrarse muy sucia, se procederá a su limpieza corriendo por parte del residente los gastos. El personal autorizado podrá inspeccionar las distintas habitaciones y zonas comunes cuando lo estime conveniente en presencia de los titulares o en su caso en ausencia de éstos por causa mayor.

13. Cada residente responderá de los enseres de su habitación y de los desperfectos que se pudiesen ocasionar tanto en la habitación como en sus pertenencias, de las cuales la residencia no se hace responsable bajo ninguna circunstancia.

14. Se deberá mantener las puertas de la habitaciones y de la residencia cerradas para evitar situaciones desagradables.

15. Hay cámaras de vigilancia en las zonas comunes que podrán ser visualizadas por el personal de la residencia o por la policía cuando por ocurrir un incidente sea necesario. Los espacios comunes se limpiaran por parte de la residencia una vez por semana y deben ser respetados. La convivencia exige igualdad de trato, de uso y de disfrute de los elementos en comunidad. Para potenciar dichas zonas es primordial el cuidado de los enseres, salón, aparatos, etc. que estén al alcance de todos los interesados. Deberán estar ordenados y por la noche libre de efectos personales para permitir su limpieza y mantener un respeto hacia el resto de los residentes. La Residencia se reserva el derecho de recoger y tirar objetos personales que permanezcan de forma reiterada en las zonas comunes. Los residentes se abstendrán de rectificar o subsanar cualquier anomalía que pueda producirse. Será el personal de mantenimiento quien repare dicha avería. Está prohibido fumar y consumir alcohol, en zonas comunes techadas, es decir, salón, lavandería, garaje, recibidor, descansillos y escaleras. Esto supondrá falta grave.
Uso de lavadora y secadora: Deberán utilizarse siempre en la medida de lo posible con la carga completa. Está prohibido meter zapatos o zapatillas en la secadora y en la lavadora.

16. Está prohibido consumir drogas y estupefacientes en toda la Residencia. Esto supondrá expulsión inmediata.

17. No se moverán ni cogerán elementos propios de la Residencia para uso propio. Si fuese necesario deberá pedir permiso con antelación a la Dirección. Siempre que se salga de una estancia o termine de realizar una actividad deberán ser apagadas todas las luces y aparatos eléctricos utilizados. Prestar especial atención a desenchufar las planchas de la zona de lavandería debido a su peligrosidad. Cuando por imprudencia del residente saltara la alarma de incendios y siendo falsa alarma vinieran los bomberos o policía y hubiera que pagarlos, correrá por cuenta del residente, además de suponer falta grave.

18. "EL RESIDENTE" abonará los gastos producidos por las atenciones sanitarias que el mismo solicite. Será norma básica la cortesía y el buen trato por parte de todos los actuantes de la residencia. Se procurará tener buenas relaciones con el resto de las vecindades y acatar las normas y reglamentos municipales.

El incumplimiento de estas normas puede suponer falta grave y por lo tanto dar lugar a la expulsión.


"Cada individuo tiene el derecho a actuar de acuerdo a su propia voluntad en tanto que tales acciones no perjudiquen o dañen a otros"



Regresar al contenido | Regresar al menú principal